top of page

Una empresa asegura tener la solución para la escasez de órganos para trasplantes humanos: usar los de cerdos genéticamente modificados



Se ha prometido que la biotecnología es un campo en desarrollo con mucho potencial y futuro, tal es así que el CEO de NVIDIA, Jensen Huang, ha dicho que los temas relacionados con biología son “la carrera del futuro”. Entre las compañías que han destacado en los últimos años se encuentra la empresa china Qihan Biotech (QB), que busca crear órganos de cerdo para trasplante en humanos.


Aunque quizás la definición más correcta sería que han modificado órganos de cerdo para que sean compatibles con el cuerpo humano. Luhan Yang, CEO de QB, ha hablado al respecto y sin titubear declara que: “El xenotrasplante es la respuesta a la escasez de órganos humanos para trasplantes”.


La introducción al tema ha sido intensa. ¿Modificar órganos de cerdo para ponerlos en humanos? ¿Xeno-qué? Todo esto parece salido de una película de ciencia ficción, con implicaciones filosóficas y éticas que nos darían para un debate interminable. Pero vamos poco a poco.


Qihan Biotech es una empresa china, con base en Hangzhou, uno de los centros tecnológicos más importantes del gigante asiático. Su especialidad es la investigación y desarrollo de procesos para xenotrasplante, específicamente utilizando órganos de cerdo. Para este punto seguro que ya tienes más o menos claro por dónde va el asunto.


Colocar órganos de animales en humanos



Los xenotrasplantes son trasplantes de tejido u órganos de una especie a otra. Es decir, se toma el sistema a trasplantar de cierto animal y se coloca en la otra. En humanos la apuesta principal viene de tomar órganos de cerdos, pues con ello puede abordarse la escasez de órganos. Como sabemos, no es tan fácil conseguir un donador, mucho menos para partes muy complejas del cuerpo como lo son el hígado, los riñones o el mismo corazón.


El primer paso para esto no es crear órganos para que se queden de manera permanente en el paciente, sino que sirvan como suplemento mientras se consigue un donador humano. Para conseguir obtener algún órgano porcino adecuado, es necesario someterlo a cambios genéticos en laboratorio, mediante una técnica llamada CRISPR-Cas9.


CRISPR, acrónimo de Clustered Regularly Interspaced Short Palindromic Repeats, traducido como “Repeticiones Palindrómicas Cortas Agrupadas y Regularmente Interespaciadas”, es una manera de manipular la genética de ciertos tejidos y células. Se relaciona con los xenotrasplantes, pues es la manera en que se ha dado solución a un problema llamado “rechazo inmunológico” y la reducción de riesgo de transmisión de enfermedades como el PERV, transmitido por cerdos.


Un asunto delicado con cuestiones complicadas



El problema de la donación de órganos es delicado y difícil de abordar. Los hospitales no cuentan con un banco lo suficientemente amplio como para dar solución a los pacientes que necesitan de un donador. Solo en Estados Unidos se estima que hay alrededor de 100,000 personas esperando trasplantes y, de acuerdo con la información de Donate Life, se estima que cada ocho minutos una nueva persona es añadida a la lista. Aunado a que durante el 2022 murieron alrededor de 5,600 personas esperando.



A ello hay que añadir que, según datos de Statista, en el 2022 hubo poco más de 21,000 personas listadas como donadores dentro de Estados Unidos. La situación en países sin regularización al respecto solo puede ser peor (y, de hecho, lo es).

Además, no hemos hablado sobre la ética alrededor de este asunto. La donación plantea un escenario en el cual las cuestiones éticas, como el consentimiento informado o la equidad en la asignación de órganos, son de principal interés. Esto sin tomar en cuenta el tráfico y comercialización de órganos. ¿Quién se merece ese riñón? ¿Quién puede pagar por él aunque no lo necesite urgentemente o quién más lo necesita?


Cuestiones similares pueden traspasarse al asunto de los cerdos. Tomar órganos de cerdos para su posterior modificación requiere del sacrificio de los ejemplares. Aquí podemos plantear preguntas como si el beneficio para los seres humanos justifica la muerte del animal. En última instancia, no es muy diferente al debate con los productos de origen animal para su consumo, y ya sabemos cómo son tratados los animales en una gran cantidad de empresas dedicadas a la producción de carnes.

Comments


bottom of page