top of page
  • Foto del escritorOscar C

La NASA quiere encontrar OVNIs y crea oficina para detectarlos


En 2022, la NASA encargó un informe para entender cómo podían recopilar datos para explicar la naturaleza u origen de los UAP (Unidentified Aerial Phenomena). La presentación de los resultados ya ha dado su primer fruto: la creación de una oficina en la NASA encargada de investigar estos fenómenos.


El informe, realizado por un equipo de estudio independiente, tiene la intención de ayudar a la agencia a comprender mejor cómo podrían contribuir a las observaciones de estos eventos, que no pueden identificarse como aviones, globos u otros fenómenos naturales conocidos.


Eso sí, el estudio también menciona que, hasta ahora, no hay ninguna evidencia de que estos fenómenos tengan un origen extraterrestre.


Llevando el método científico al estudio de los UAPs


Como parte de la presentación del informe, el administrador de la NASA, Bill Nelson, reveló la creación de una nueva oficina llamada "Investigación de UAPs". Esta será la encargada de desarrollar y supervisar la implementación de la visión científica de la agencia y colaborará con otras agencias en el análisis de estos fenómenos.



En el documento también se recomienda a la agencia utilizar sus recursos de código abierto, experiencia tecnológica, técnicas de análisis de datos, asociaciones federales y comerciales, así como sus activos de observación de la Tierra para obtener un conjunto sólidos de datos que contribuyan a la comprensión de los UAP.


Dentro de estos recursos, se incluyen la Inteligencia Artificial y el aprendizaje automático.


Falta de información y de instrumentos dedicados


El informe también ofrece sugerencias sobre cómo la NASA puede utilizar sus diversos instrumentos para recopilar información, ya sea ajustándolos para obtener un mayor contexto en algún reporte o incluir imágenes históricas comparativas en caso de avistamientos de UAP.


"Los UAP son uno de los mayores misterios de nuestro planeta", dijo Nicola Fox, administradora asociada de la Dirección de Misiones Científicas de la agencia. A pesar de que existen numerosos relatos, no son consistentes, detallados ni proporcionan observaciones que permitan obtener conclusiones científicas, señaló la funcionaria.


Por ejemplo, se menciona que actualmente el análisis de datos se ve obstaculizado por problemas como la mala calibración de los sensores para esta finalidad, la falta de mediciones múltiples y la ausencia de metadatos de los sensores y datos de referencia.


Dan Evans, administrador adjunto de investigación en la Dirección de Misiones Científicas de la NASA, resaltó que el estudio de los UAPs también se enfoca en la seguridad del espacio aéreo, ya que plantean serias preocupaciones sobre la integridad de los cielos. Según Evans, comprender su naturaleza es fundamental para garantizar la seguridad de este.


La diferencia entre tener o no información adicional


El informe incluye varias imágenes de supuestos UAPs, y la NASA explica que estos pueden ser provocados por artefactos en el sensor de las cámaras, y a la compresión de los videos.



A modo de comparación, de un caso donde hay mucha más información, se menciona el video conocido como "GoFast", grabado por pilotos de la marina de Estados Unidos. En este material se muestra el video de cámara infrarroja enfocada en un pequeño objeto.


Con esta información y la gran cantidad de datos en el contorno del video, la NASA determina que el objeto se mueve a una velocidad promedio de 63 kilómetros por hora, es decir, la velocidad típica del viento a una altura de casi cuatro kilómetros.



Además, al tratarse de información infrarroja, se concluye que es un objeto más frío que el océano, sin evidencia de calor producido por un sistema de propulsión. Con toda esta información, el informe concluye que lo más probable es que se trate de un objeto a la deriva con el viento, aunque si se dispone de más datos, se podría llegar a un resultado más firme sobre su naturaleza.


Los civiles como fuentes de nuevos reportes


El documento también resalta la importancia de involucrar al público en el proceso, permitiendo que los civiles realicen informes estandarizados de UAPs utilizando la información de sus smartphones. Esto incluiría no solo imágenes o videos, sino también otros metadatos.


El equipo de investigación menciona que la participación de la NASA en el estudio de los UAPs ayudaría a reducir el estigma asociado a los informes de estos fenómenos. Incluso apuntan a que al utilizar procesos científicos, la agencia podría mejorar la forma en que aborda el estudio de estos fenómenos, ofreciendo informes transparentes, análisis rigurosos y fomentando la participación pública.


Creditos: XATAKA

Σχόλια


bottom of page