top of page
  • Foto del escritorOscar C

Ex empleado de Samsung que robó información de chips lo hizo para ayudar a Foxconn



El caso del ex empleado de Samsung que robó información de chips continúa. La acusación de los fiscales de Corea del Sur revela detalles importantes del caso, reporta Reuters, siendo lo más destacado la involucración de Foxconn, el fabricante taiwanés de componentes de electrónica más grande del mundo.


Según el dictamen, el ex ejecutivo de Samsung Choi Jinseog ganó un contrato con Foxconn en 2018 para la construcción de una nueva instalación, el detalle está en que Choi utilizó la red de proveedores de Samsung para robar información con el fin de ayudar a Foxconn a establecer una fábrica de chips.


Samsung vs Choi Jinseog


Los fiscales explican que el robo de información del ex ejecutivo causó más de 200 millones de dólares en daños a Samsung, de acuerdo con los costos estimados que la compañía gastó para el desarrollo de la información sustraída. Vale la pena mencionar que el dictamen de los fiscales no menciona expresamente a Choi Jinseog, pero la prensa lo identificó posteriormente, así como su vínculo con Foxconn a través de su consultora Jin Semiconductor.


El dictamen visto por Reuters revela detalles de cómo presuntamente robó los secretos comerciales de Samsung, y parte de los supuestos planes de Foxconn de usar esa información para erigir una nueva planta de semiconductores. Aunque se ha confirmado que Choi ganó un contrato con Foxconn en agosto de 2018, el ex ejecutivo de Samsung ha negado todos los cargos contra él.


Choi no solo robó información de Samsung. Según la acusación oficial de los fiscales, Choi también cazó a "una gran cantidad" de empleados de Samsung y sus afiliados para obtener ilegalmente información secreta relacionada con la construcción de una fábrica de chips de dos contratistas.


La consultora Jin Semiconductor usó ilegalmente información confidencial sobre la gestión de salas de limpieza de semiconductores, instalaciones de fabricación donde el entorno cerrado está diseñado para eliminar polvo y otras partículas que pueden dañar los chips. Según el dictamen, el robo de esta información fue a través de Cho Young-sik, empleado del contratista Samoo Architects & Engineers, que ha participado en la construcción de plantas de chips de Samsung en Xian, China, desde 2012.


Otra muestra de las prácticas de Choi, según el dictamen, es que también obtuvo ilegalmente planos de la planta de Samsung en China de Chung Chan-yup, empleado de HanmiGlobal, empresa encargada de supervisar su construcción y la distribución de plantas de tratamiento de aguas residuales, entre otras instalaciones de subsidiarias relacionadas con la fabricación de chips.


El abogado de Choi Jinseog niega rotundamente las acusaciones en el dictamen. Cita que existen estándares internacionales de ingeniería para la construcción de salas limpias y que no es información que "solo Samsung tiene". Respecto a la distribución, pone como ejemplo que cualquier persona puede tomar una captura de Google Maps de una instalación, y expertos pueden saber qué hay dentro de cada edificio.


El defensor de Choi también asegura que la planta nunca fue construida, pues Foxconn se retiró del acuerdo, afirmación que es confirmada por una persona con conocidmiento directo del caso, afirma Reuters. Por su parte, Foxconn ha declarado que "está al tanto de la especulación en torno al caso legal en Corea del Sur", pero el dictamen oficial no acusa a Foxconn de irregularidades, ni a Samoo y HanmiGlobal. El caso es contra Choi Jinseog.


Un caso que está lejos de terminar


Choi fue alguna vez "visto como una estrella" en la industria de chips de Corea del Sur, explica el dictamen. Trabajó para Samsung por 17 años, donde desarrolló chips de memoria DRAM y trabajó en tecnología de procesamiento de obleas, ganando premios internos por mejorar la tecnología DRAM de la compañía. Choi dejó Samsung en 2001.


La acusación estipula que la planta que Foxconn planeaba tenía capacidad para producir 100,000 obleas por mes usando tecnología de chips de memoria DRAM de 20-nanómetros. Aunque esta tecnología es ya antigua comparada con las de 12 y 14 nanómetros de Samsung, es considerada "tecnología central nacional" por el gobierno de Corea del Sur, y está prohibida su transferencia al extranjero a menos que sea a través de licencias o asociaciones aprobadas legalmente.



Según Samsung, la información y materiales que Choi obtuvo a través de los distintos métodos ilegales, es "estrictamente confidencial", resguardada a través de diversas capas de protección, y solo accesible para algunos ejecutivos y socios de terceros con suficiente autorización.


Choi Jinseog es acusado junto con otros cinco ex y actuales empleados de Jin Semiconductor, y un empleado contratista de Samsung. El juicio está programado para comenzar el 12 de julio, según el registro de la corte. Por ahora no hay detalles de las posibles sanciones que Choi y los demás acusados enfrentan.


Creditos: XATAKA

bottom of page