top of page
  • Foto del escritorOscar C

Ex empleado de Samsung es acusado de robar planos y diseños de chips

* Su intención era replicar una planta de semiconductores en China



Las autoridades coreanas detuvieron a un ex empleado de Samsung acusado de robar tecnología para replicarla en China, reporta Bloomberg. Según las autoridades, era un "intento asombrosamente ambicioso de establecer capacidades de fabricación de chips en la economía número 2 del mundo".


El ex ejecutivo de Samsung, un hombre de 65 años, es acusado de haber robado planos y diseños de chips con la intención de replicar toda una fábrica de semiconductores en la ciudad de Xi'an en China. Según las autoridades, el capital para replicar la fábrica venía de una compañía taiwanesa no identificada, y aunque no nombraron la compañía de la que el acusado robó los secretos comerciales, las autoridades sí mencionan que "es el fabricante de chips de memoria más grande del mundo".


En su comunicado, la Oficina del Fiscal del distrito de Suwon explica que este es uno de los casos más graves de robo de secretos comerciales:


Es tan grave que es difícil compararlo en términos de la escala del delito y el grado de daño con casos anteriores de fugas de tecnología de semiconductores.

Bloomberg menciona que este caso tiene el potencial para generar tensiones entre Corea del Sur y Taiwán, dos de los países más importantes en fabricación de chips. Además, ambos países son aliados de Estados Unidos que apoyan las medidas tomadas por la administración del presidente Joe Biden para contener el avance tecnológico de China en cuanto a fabricación de semiconductores.


De acuerdo con la oficina del fiscal, el ex ejecutivo de Samsung intentó utilizar toda la información y tecnología robadas para construir una copia de una planta de chips de Samsung a 1.5 km de sus instalaciones en Xi'an. Sin embargo, la empresa taiwanesa, después de prometer invertir más de 6,000 millones de dólares en las instalaciones, no cumplió con la inversión. Entonces, el ex ejecutivo recurrió a un grupo de inversionistas chinos y comenzó a producir productos de prueba, basados en tecnología de Samsung, en una planta de chips en Chengdu.



El ex ejecutivo, explica la oficina del fiscal, trabajó en Samsung por 18 años y luego se cambió a otra compañía no identificada durante una década. Esta persona creó varias empresas de fabricación de chips en China y Singapur con capital de inversores chino y taiwaneses. En el proceso, contrató a más de 200 expertos de chips de Corea y robó información valiosa de Samsung con un valor de al menos 300 mil millones de wones, alrededor de 233 millones de dólares.


Junto con el ex ejecutivo, los fiscales también acusaron a otras seis personas, los que serían los cómplices del ejecutivo.


Creditos: XATAKA

Comments


bottom of page