top of page
  • Foto del escritorOscar C

El primer gran buque con energía eólica ya navega los océanos, pero no hay garantía que funcione.

Una reducción de hasta una tercera parte en los costos de combustible es lo que promete BAR Tech WindWings, un innovador sistema eléctrico de “velas” desarrollado por Cargill y BAR Technologies. Gracias al aprovechamiento de la energía eólica, las emisiones de CO2 también podrían verse reducidas en toda la industria y transporte marítimos, de acuerdo con las estimaciones de los desarrolladores.

Han pasado cerca de 200 años desde la era dorada de la navegación a vela, y desde un enfoque totalmente nuevo, las industrias buscan volver a usar el viento como su gran aliado en el transporte marítimo, esta vez echando mano del avance tecnológico del siglo XXI para implementar energías renovables.

La propuesta de BAR Technologies consiste en la instalación de “Windwings”, velas tecnológicas que serían instaladas en la cubierta de los buques, las cuales son desplegables cuando no están en uso. Además, su sistema automatizado pretende reducir costos en operación.

Para Jan Dieleman, presidente de la división Transporte Marítimo de Cargill, los retos son claros:

“Si queremos que el transporte marítimo internacional cumpla su ambición de reducir las emisiones de CO2, la innovación debe tomar la delantera. El viento es un combustible que casi no tiene costos marginales y la posibilidad de reducir las emisiones, junto con un aumento significativo de la eficiencia en los gastos de explotación de los buques, es considerable”.
bottom of page