top of page

A 500 Pesos el Internet del Narco en Michoacán



Pagar el servicio de internet se convirtió en una cuestión de vida o muerte para una comunidad en Michoacán. En el estado, ya ataviado de una agobiadora violencia, multitud narcomantas y habituales bloqueos, la agresividad de los carteles ha generado una nueva posibilidad de negocio que deslumbra por su novedad: el narco como proveedor de servicio de internet.


La historia ha sido reportada ampliamente por medios locales y luego fue retomada por la agencia de noticias AP. La historia, escrita por Megan Janetsky, es escalofriante y narra lo que sucede cuando el crimen organizado asalta prácticamente todos los ámbitos de la vida cotidiana de una comunidad, incluidas sus comunicaciones. La tarifa era tan implacable y mortal. Pobladores debían pagar 500 pesos al mes, bajo amenaza de muerte.



"Un cártel de #México instaló sus propias antenas de Internet improvisadas y obligó a los lugareños a pagar por usar su Wi-Fi o serían asesinados. Las autoridades dijeron que el cártel se ganó cerca de 15,000 pesos al mes, parte de una tendencia más amplia del narcotráfico para ampliar sus beneficios y control".
Megan Janetsky, autora de la historia en AP.

El episodio abre un nuevo capítulo en las finanzas de los carteles y, peor aún, podría convertirse en una tendencia. El motivo es que amenazar de muerte a cambio de proveer de un servicio es tremendamente prolífico. Según estimaciones de AP, el cartel obtuvo cerca de 2.7 millones de pesos.


Los Viagras es el cartel que se encargó del negocio de internet, según medios locales. La fiscalía del estado no corroboró cuál cartel se encargó de colocar las antenas y cobrar por el servicio, pero sí dijo que las "narco-antenas" han sido deshabilitadas.


Negocios diversificados


El crimen organizado tiene una larga historia de utilizar narco-antenas con distintos fines. En 2020, Reuters documentó cómo carteles como Los Zetas se apropiaron de antenas de telecomunicaciones para crear su propio sistema y coordinar entrega de drogas y llevar a cabo secuestros o extorsiones. Los carteles no eran precisamente discretos. En algunas antenas intervenidas se montaron carteles en los que se leía: "esta antena pertenece a Los Zetas. Si surge algún problema llame a este número telefónico".


El que carteles ingresen a otros mercados distintos a la comercialización de droga no es nuevo. Sus fuentes de ingresos cada vez se diversifican más. En 2018 abundaron los reportes sobre las nuevas tarifas de exportación que impusieron a uno de los comestibles más afamados de Michoacán y mejor recibidos en Estados Unidos. Los "aguacates de sangre" han sido centro de de la disputa entre narco y grupos de autodefensas que se constituyeron desde al menos 2013.

bottom of page