top of page

Qué son las cuentas mulas bancarias, según la Condusef



Las estafas por internet están a la orden del día. Mensajes de personas haciéndose pasar por familiares, enlaces a páginas fraudulentas, cuentas falsas que se hacen pasar por empresas o hasta páginas que ofrecen ganar dinero utilizando dos sencillas aplicaciones.


Sin duda, algunos de los mayores riesgos a los que está expuesta la población son el acceso o robo de información bancaria. Ahora se suma otra forma de exponer no solo nuestros datos, sino la posibilidad de incurrir en un delito por medio de transferencias a cuentas desconocidas: las mulas bancarias.


¿Qué son las "mulas bancarias"?


Si alguna vez te han ofrecido dinero a cambio de realizar transferencias a cuentas de terceros, podrías estar incurriendo en el delito de lavado de dinero y convertirte en la llamada "mula bancaria" o "cuenta puente".


Esto se debe a que diversas organizaciones criminales buscan "blanquear" o lavar dinero a través de una cuenta ajena, en este caso, la tuya. Otro ejemplo de cómo se es partícipe en estas irregularidades, es que podrían pedirte que retires el dinero en efectivo y se lo entregues a alguien más.


No obstante, a pesar de la idea de que tu historial bancario no cuente con movimientos sospechosos o la cantidad de dinero sea baja, el Sistema Financiero Mexicano sí detecta movimientos irregulares procedentes de recursos ilícitos.


¿Cómo se reclutan las mulas bancarias?


De acuerdo con la campaña Your account, your crime por parte de la Interpol, se detectaron los cuatro modos más utilizados por organizaciones criminales para reclutar a mulas bancarias:


  • Proponer un trabajo a una persona que no había solicitado ningún puesto, sin darle información alguna sobre la empresa.

  • Ser contactado a través de los redes sociales o de plataformas de citas en línea.

  • Recibir mensajes en los que se le propone a la persona una inversión con beneficios relativamente fáciles.

  • Estafas de usurpación de identidad al recibir llamadas o mensajes de supuestas empresas de paquetería u organismos oficiales con el fin de obtener datos personales o bancarios.



¿Cuáles son las consecuencias?


Por medio de su página oficial, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF) apuntó que las autoridades podrían considerarte cómplice al prestarte para incurrir en un delito.


Además, el Servicio de Administración Tributaria podría considerar el dinero transferido como parte de tus ingresos, lo que repercutiría en el pago de impuestos.


Finalmente, el Código Penal Federal establece una pena de 5 a 15 años de prisión y multa de mil a 5 mil días, lo equivalente a una suma entre los 103 mil 740 y 518 mil 700 pesos.


¿Qué hacer para evitarlo?


En primera instancia y por más lógico que suene, se recomienda desconfiar de quien pretenda utilizar su cuenta bancaria para enviar o recibir dinero o bien, brindar información personal o financiera a desconocidos.


Igualmente se hace el llamado a no realizar lo siguiente:


  • Aceptar ofertas de trabajo que prometen ganancias fáciles y rápidas.

  • Realizar transferencias bancarias de desconocidos.

  • Prestar tu cuenta bancaria a terceros.

Comments


bottom of page