top of page

México ya tiene 24 estados con temperaturas arriba de 30°C y cuatro con más de 40°C

* La brutal temporada de calor solo ha comenzado



Tres semanas han pasado desde que se activó la primera alerta de calor en Ciudad de México y ahora ya van cerca de diez. El pronóstico indudablemente luce brutal: cuatro ondas de calor asaltarán a Ciudad de México y a la Zona del Valle de México y provocarán temperaturas máximas tan pronto como en este mes de marzo.


El panorama es todavía más caliente para fuera de la ciudad. Ahora mismo el último pronóstico de Conagua es que 24 estados ya tienen temperaturas arriba de los 30 grados, cuatro de los cuales ya están por arriba de los 40 grados: Michoacán, Guerrero, Campeche y Yucatán. Oficialmente la temporada de las alertas por frío ha terminado.


Calor insufrible


La primera alerta de calor del año se activó en CDMX el 16 de febrero, es decir, hace tres semanas. En este tiempo las alertas se han acumulado y, en los últimos días, las alertas se han activado casi a diario. El calor, la poca nubosidad y la escasez de viento favorecen contingencias ambientales, cuya primera del año en la Zona Metropolitana del Valle de México se activó el pasado 23 de febrero.


A esta época en que las condiciones favorecen el estancamiento de precursores de ozono en el ambiente y que por lo tanto promueven la activación de contingencias, se le llama "temporada de ozono".


El pronóstico de la Conagua para los próximos días prevé de 35 a 40 grados para 10 estados: Sinaloa, Nayarit, Jalisco, Colima, Morelos, Oaxaca, Chiapas, Veracruz, Tabasco y Quintana Roo. También se pronostican temperaturas de 30 a 35 grados para Sonora, Coahuila, Tamaulipas, San Luis Potosí, Guanajuato, Querétaro, Hidalgo, Puebla, Estado de México y Nuevo León.


Nuevo León está en la mira de todos dada la severa escasez de agua que atravesó el año pasado. México, que cíclicamente atraviesa períodos fuertes de sequía, comienza a tener estados completos con afectaciones y Nuevo León es, precisamente, uno de los más golpeados. Con corte al tres de marzo el estado norteño ya tiene el 100% de su territorio con algún tipo de sequía: 24 municipios tienen sequía moderada, 23 tienen sequía severa y cuatro tienen sequía extrema.


Nuevo León no es el único: Colima, Nayarit y Sinaloa son los otros tres estados que ya tienen sequía en el 100% de sus territorios. Los únicos estados que no tienen ningún municipio con sequía son Campeche, Chiapas, Quintana Roo y Yucatán.


El centro del país tiene sus propios problemas relacionados con el agua y su abastecimiento. El Sistema de Aguas Cutzamala tiene un déficit del 23% respecto a su almacenamiento promedio histórico si se le compara con las mismas fechas de otros años. El último reporte de Conagua, el del 28 de febrero, señala que el sistema que se compone por las presas El Bosque, Valle de Bravo y Villa Victoria opera al 50% de su capacidad.


Ese es un problema si se considera que el sistema de bombeo del Cutzamala aporta 26% del agua que se consume en todo el Valle de México.


Vuelve 'La Niña'


Como siempre pasa con el clima, el ambiente local no puede explicarse sin alejar la lupa. Los focos encendidos para México lo han estado desde por lo menos diciembre pasado, cuando la Organización Meteorológica Mundial pronosticó que 'La Niña' volvería por tercer año consecutivo. 'La Niña' es el fenómeno por el cual el Océano Pacífico se enfría de forma anómala. Suena a poco, pero los efectos son descomunales. La Tierra vive en un delicado balance y cambios de temperaturas en corrientes marítimas tienen impactos significativos en la formación de ciclones, huracanes, nevadas y sí, sequías.



La presencia de 'La Niña' se ha asociado antes a que América Latina experimente más huracanes y sequías, pero en América del Norte se ha traducido en la presencia más constante de nevadas y lluvias intensas. El contraste es paradójico pero el resultado es certero: los últimos ocho años del planeta van en camino a ser los más cálidos de los que se tiene constancia, según el Secretario General de la Organización Meteorológica Mundial, Petteri Taalas.


Es muy pronto para saber si los sistemas de abastecimientos en México seguirán la ruta que ha tenido hasta ahora, pero en caso de hacerlo así, un escenario en el que la Conagua se vea obligada a decretar nuevamente un inicio de emergencia -como lo hizo el año pasado- no sería sorprendente. El desbalance natural tiene potenciales efectos para un desbalance económico mucho más local en Nuevo León, en donde la falta de agua puede representar un problema por partida doble si se toma en cuenta la debacle por la instalación de la fábrica de Tesla en Santa Catarina, cuya condición para su establecimiento fue que sus procesos se alimentaran de agua tratada de manera que su operación no afecte la de por sí complicada situación hídrica del estado.


La etapa de calor apenas comienza y con ella, México también llega a su primer examen para mostrar si aprendió algo de administración de recursos y respuesta urgente a sequías severas como la del año pasado. La crisis es previsible, queda por ver si hay rapidez para atenderla.


Creditos: XATAKA

Comments


bottom of page